Reunión Mesa Provincial Frente Grande

Lo definió la Mesa Provincial del partido, que convocó además a asamblea para el 3 de julio para habilitar la constitución de alianzas para legislativas nacionales y de renovación de concejales de la ciudad de Neuquén

La Mesa Provincial del Frente Grande Neuquino se reunió este lunes 21 de junio con el objetivo de convocar a asamblea, para habilitar a las autoridades del partido a conformar alianzas para las elecciones legislativas nacionales y  de renovación de concejales de la ciudad de Neuquén. La fecha de asamblea se fijó para el próximo sábado el 3 de julio, respetando las fechas oficiales ya establecidas en el calendario electoral de este año 2021.

En particular la Mesa Provincial del partido dio su contundente apoyo a la Presidenta del espacio y diputada provincial Soledad Martinez, considerando que su rechazo al endeudamiento tiene claros y certeros fundamentos; suma además una mirada crítica a la gestión de un gobernador que insiste con un proyecto para tomar más deuda, como único camino para hacer frente al pago de los salarios de las y los trabajadores del estado.

Durante el encuentro la mesa se manifestó en relación a la necesidad de consolidar la unidad y sostener el debate en la construcción política de este Frente de Tod@s que hoy gobierna al país. También lo hizo en un absoluto respaldo a las medidas sociales y económicas priorizadas en el marco de una pandemia que nos encuentra en una situación de profunda desigualdad, producto de la misma y de las políticas del gobierno macrista que nos antecedió.

El espacio político abogó por consolidarse en esta alianza política del Frente de Tod@s para esta elección legislativa, a fin de seguir avanzando en los tres ejes fundamentales de independencia económica, soberanía política y justicia social;  así como poder ponernos nuevamente de pie, superando no solo al virus pandémico, sino también a la situación de hambre y pobreza con la que este gobierno asumió hace 18 meses.

Es fundamental establecer soberanía en todos los territorios y en todos los aspectos que hacen al buen vivir de las argentinas y argentinos. Hoy el debate en relación a la navegabilidad del rio Paraná y sus concesiones, de la política energética y la avaricia de las empresas concesionarias de los servicios públicos, de la necesidad de alinear salarios, precios y tarifas, de discutir una nueva estructura del sistema de salud, de sostener una política de cuidado de la salud y la vida, nos encuentra disputando poder, no solo con una oposición que destila odio y mentiras, sino también con los medios hegemónicos y las multinacionales a los que nadie eligió.

Consideró además la Mesa que es importante avanzar en una reforma judicial con perspectiva de género, que signifique democratizar finalmente un poder judicial perverso, que se permite seguir, por ejemplo en la provincia de Jujuy, teniendo presa hace 2000 días a Milagro Sala, dando continuidad a su injusta detención con la complicidad del Gobierno de Morales.

Respecto a una nueva toma de deuda propuesta por el Ejecutivo neuquino, la Mesa respaldó el rechazo a la iniciativa de su presidenta y diputada provincial, Soledad Martínez, destacando que la actual discusión, centrada en la continuidad de una política de endeudamiento del Gobernador Gutiérrez, desnuda la falta de previsión en el presupuesto 2021  de los fondos necesarios para la recomposición salarial de los y las trabajadores del estado provincial,  congelados durante todo el año 2020. 

Gutiérrez pretende generar un enfrentamiento de las y las trabajadores del estado con el resto de la sociedad neuquina, y mostrar a los legisladores como obstructores de la viabilidad del cumplimiento de los acuerdos salariales, en una actitud falaz que enmascara el uso solapado de fondos públicos para afrontar futuras campañas políticas. En particular, la contienda más cercana para renovación de bancas de diputados nacionales, en la que se intentará sostener un espacio de poder en el que el MPN, con hechos y posicionamientos de su actual legisladora, ha demostrado posturas antagónicas a las de un movimiento popular.