Juicio a los represores

El partido Frente Grande repudia la posibilidad de excarcelación al represor ex suboficial de inteligencia Julio Francisco Oviedo, que cumple condena por estar imputado en crímenes por delitos de lesa humanidad, así como toda medida que obre a favor de los genocidas El único lugar para los genocidas es la cárcel común, no sus casas o la calle.

Julio Francisco Oviedo, ex suboficial del Destacamento de Inteligencia 182 fue condenado a 5 años y 2 meses de prisión por el Tribunal Oral Federal de Neuquén, con el dictado de sentencia de fijación de penas en la causa «Escuelita II en el año 2016. El espacio acompaña también a las víctimas, quienes ante la posibilidad de excarcelacion y prisión domiciliaria de los imputados, represores, acusados de cometer secuestros, torturas, asesinatos y desapariciones durante la última dictadura militar, repudian el hecho y desarrollan sentimientos de revictimizacion. El Frente Grande se hace eco de lo expresado por el Dr. Norberto Liwski, Presidente de Comité para la Defensa de la Salud, la Ética y los Derechos Humanos, ante la situación de Miguel Etchecolatz, respecto a que “El proceso reparatorio es cercano y posible, con los apoyos que se requieran en cada caso, cuando el resultado del proceso judicial se conecta con estas expectativas. Por el contrario cuando se orientan hacia la impunidad, los daños en la salud física y psicosocial presentan con frecuencia signos de reactivación. A víctimas y familiares les significa el retorno al pasado de terror y angustia que afecta su salud integral”. Rechaza de plano el Frente Grande, cualquier tipo de medida que pueda definir el Tribunal Oral Federal a favor de los genocidas, que tal como como lo definiera Estela de Carlotto, titular de Abuelas de Plaza de Mayo, “… convierten la prisión domiciliaria en un privilegio para los represores. El único lugar para los genocidas es la cárcel común, no sus casas o la calle.”