La iniciativa plantea también su preocupación ante la pérdida de ramales ferroviarios, por el servicio social y económico que prestan y por la pérdida de fuentes de trabajo.

Podestá fundamenta el proyecto indicando que si bien el Poder Ejecutivo Nacional derogó el polémico que otorgaba al Ministerio de Transporte la facultad de clausurar ramales ferroviarios, el levantamiento de vías e instalaciones, considerando que el dictado del mismo «había generado interpretaciones encontradas y para no dejar duda alguna de la política ferroviaria impulsada», acciones como las del gobierno bonaerense demuestran que se avanza con una política que profundiza en el concepto de “lo que no es rentable se cierra”.

“ La gravedad de tal acción, llevada adelante por la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, consiste en no considerar que dicho ramal desempeñaba un rol social que ningún otro servicio de transporte puede cumplir, el de brindar trabajo y comunicación a poblaciones del interior del país a precios más accesibles. Una medida que contradice además la necesaria política de descongestionar las rutas para bajar el número de accidentes, muertes y todos los costos ocultos que implica la siniestralidad vial” señaló el legislador.