Una nueva Marcha de la Resistencia precedida por las condenas del VII juicio por delitos de lesa humanidad en Neuquén

Una nueva  Marcha de la Resistencia precedida por las condenas del VII juicio por delitos de lesa humanidad en Neuquén

Compañeros y compañeras del Frente Grande Neuquino acompañan un año más de recorrido por  la memoria con la Marcha de la Resistencia, encabezada por nuestras Madres de Plaza de Mayo  Lolín Rigoni e Ines Ragni.

Esta marcha, que conlleva cuatro décadas de incansable lucha de la Madres y de organismo de Derechos Humanos por la Verdad y la Justicia para con los 30 mil desaparecidos y los sobrevivientes del horror de la dictadura cívico militar, este año tiene como antesala la condena del Tribunal Oral Federal 1 de Neuquén (TOF) con  prisión perpetua a 10 de los 15 imputados por delitos de lesa humanidad, penas de entre 12 y 5 años para otros cuatro y una absolución.

Una vez más hacemos público y efectivo en las calles el inclaudicable apoyo a toda la tarea realizada por las querellas, organismos de DDHH, la fiscalía, y la indubitativa  decisión de nuestras instituciones nacionales de juzgar y condenar las barbaridades, horrores  y atropellos  de la dictadura militar argentina.

Hoy, este fallo es  ejemplo  de justicia contra el negacionismo del terrorismo de estado  que pretenden imponer los sectores «libertarios», en defensa de los genocidas.

Como definiera el juez de la Audiencia Nacional de España Baltazar Garzón, «La memoria no es cosa del pasado, se construye día a día, nos forma y educa para el presente y el futuro. Si no somos capaces de tener presente lo que ocurrió, de esos crímenes imprescriptibles, corremos el riesgo de volver a sufrir esas consecuencias”. “La derecha es una manipuladora de las palabras, alteran los sentidos del lenguaje, generan una dinámica de falsas noticias, y arma un discurso apenas creíble pero que prende»; «hay que estar muy al pie del cañón denunciando lo que se diga desde esa derecha. Las cosas se pueden cambiar, pero es fundamental la constancia. Lo peor que se puede hacer en la democracia es ser indiferente».

Defendamos la Justicia y la Verdad en las calles. Que sean las calles las que, como cada año sucede, expresen la voluntad mayoritaria de nuestro pueblo por el respeto y la defensa de los derechos humanos. Nada alcanzará totalmente para calmar el dolor permanente de tanta pérdida y sufrimiento de años por los miles de desaparecidos, torturados y violentados compañeros y compañeras y sus familiares, sin embargo que se haga justicia repara, en parte, la deuda con ese eterno sufrimiento y con nuestra historia.