En el marco de la sesión legislativa de hoy se aprobó por mayoría la prohibición del traspaso del Instituto de Seguridad Social del Neuquén al régimen nacional,  como así también cualquier modificación a las condiciones jubilatorias en el régimen provincial neuquino. El diputado del Frente Grande Raúl Podestá manifestó al fundamentar su acompañamiento a la iniciativa  que «la caja de jubilaciones en manos del gobierno nacional corre enormes riesgos» y «el avance anunciado antes de las elecciones sobre los derechos de los trabajadores, la reducción de los mecanismos de actualización de los haberes de los jubilados a nivel nacional, marcan un entorno nacional de gran riesgo para los derechos de los trabajadores pasivos que son los sectores más frágiles y débiles de la sociedad».
Recordó Podestá que «cumpliendo  lo que manda nuestra Constitución, que garantiza la movilidad jubilatoria y el 80 % móvil se trata de  un derecho adquirido y para poder ir contra el mismo debería modificarse la Carta Magna provincial».
Señaló la preocupación que existe ante acciones del gobierno nacional que » quiere reducir el déficit y empieza recortando 100 mil millones de pesos, a los jubilados; este es el panorama de las cajas de jubilaciones en una armonización que significa llevar el mismo camino que marca el Ejecutivo nacional».
Se discute, a nivel mundial, ilustró también el legislador, desde hace años la progresividad de los derechos de los trabajadores, que significa que ninguna ley puede ir en detrimento de esos derechos, sino que cada ley debe al menos igualarlos. Para garantizar esto, en una república gobernada por el neoliberalismo los neuquinos tenemos que mantener en el ámbito de gobierno nuestra caja de jubilaciones.