Espacio donde se construirá el refugio para mujeres víctimas de violencia

La concejal Claudia González, impulsora del proyecto, detalló que ya comenzó el movimiento de suelo para el inicio de las obras de dicho refugio. Se tiene prevista la construcción de una platea y la instalación de una casa de Corfone que será aportada por la provincia. La reserva del lote se concretó por ordenanza a propuesta del intendente Gabriel Álamo.

Tal lo establecido en los fundamentos de la ordenanza, que habilitó la posibilidad de que Aluminé cuente con un refugio para mujeres, el municipio acompañó la marcha realizada en todo el país en el marco dela consigna #NI UNA MENOS en el año 2017 y el Concejo Deliberante de Aluminé estableció que no podía permanecer ajeno a una situación que afecta a la ciudad ameritando solicitar al Departamento Ejecutivo Municipal acompañara con acciones la gestión de soluciones a la problemática.

En coincidencia con la cercanía de un nuevo 3 de junio, fecha que remite a la marcha nacional  #NI UNA MENOS, reflexiona la concejal González que así como lo establece la ONU Mujeres- Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres- “Los refugios proporcionan alojamiento seguro para mujeres y niñas en riesgo o que han padecido violencia, aunque ofrecen mucho más que un mero lugar seguro donde hospedarse. Estos espacios proporcionan aspectos esenciales de protección, servicios y recursos que permiten a las mujeres que han sido maltratadas, y sus hijos e hijas, sobreponerse de la violencia, reconstruir su autoestima, y dar los pasos para restablecer una vida con autodeterminación e independencia”. “Los refugios también pueden contribuir a la concientización y a los cambios sociales como parte de los esfuerzos más amplios para prevenir totalmente la violencia contra las mujeres y las niñas”.

Los refugios son componentes cruciales en una respuesta integral a las sobrevivientes, según lo determinan varios acuerdos internacionales, tales como la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, de 1995, que instó a los países a “Establecer centros de acogida y servicios de apoyo dotados de los recursos necesarios para auxiliar a las niñas y mujeres víctimas de la violencia y prestarles servicios médicos, psicológicos y de asesoramiento, así como asesoramiento letrado a título gratuito o de bajo costo, cuando sea necesario, además de la asistencia que corresponda para ayudarles a encontrar medios de vida suficientes”.